Mariano Jiménez hablará sobre Vladimir Horowitz en la Filarmónica

En Vectores/Miscelánea Por

Pasión por la divulgación

Juan Feijóo Zabalo / 

 

Mariano Jiménez, retratado por José Antonio Fernández

Conozco a Mariano Jiménez desde hace unos años. Asistí a una de sus charlas y me pareció que tenía un potencial estupendo. Mariano es un gran divulgador, uno heterodoxo que engancha porque transmite su pasión por la música. Y lo hace de una manera tan especial que acabas dudando si lo interesante es lo relatado o la manera en que es relatado.

Y eso no es común. No es nada común. Es la divulgación como herramienta para abrir el apetito, hambre por conocer. Combustible para la curiosidad. Hay un mundo de cosas interesantes ahí fuera y algunos exploradores como Mariano tienen el conocimiento y la habilidad para transmitirnos las claves de un buen viaje.

Mariano lleva tiempo siendo colaborador de Konpartitu. Nos ha hablado de La Pasión según san Juan, del ciclo de Lieder Die schöne Müllerin. El curso pasado inauguró un ciclo sobre intérpretes aportándonos luz sobre la persona de Glenn Gould.

En esta ocasión nos visitará para hablar sobre Vladimir Horowitz. Será los próximos 7 y 8 de febrero. En realidad podría hablar de lo que quisiera, lo interesante es ir a escuchar lo que nos quiere decir.

 

Juan Feijóo es director de Konpartitu

 

¡Todavía estoy aquí, aún sigo vivo!

Mariano Jiménez /

 

Vladimir Horowitz. Foto: © Gerrits, Roland / Anefo – “Concertpianist Vladimir Horowitz in Concertgebouw in Amsterdam”; Horowitz na afloop Dutch National Archives, The Hague, Fotocollectie Algemeen Nederlands Persbureau (ANeFo), 1945-1989

¿Nos hemos parado a pensar que existe un intermediario entre la música y el oyente? Cuando contemplamos un cuadro o vemos una película, establecemos con ellos una relación directa y solitaria que no se da en la música. Los cursos de apreciación musical establecen una relación entre el oyente y la música basada en la comprensión de la obra musical. Sin embargo, omiten prestar atención a un elemento vital en la cadena de comunicación entre ambos: el intérprete. El intérprete es el mediador entre las obras y el oyente; de él depende la transmisión del pensamiento musical del pasado. ¿Qué parte de sí mismo añade a la obra que interpreta?

¿Por qué Vladimir Horowitz?

La reaparición del pianista Vladimir Horowitz en la década de los 80 provocó una gran sorpresa. De pronto, alguien a quien se creía desaparecido hacía mucho tiempo, un genuino representante de la gran tradición y la vieja escuela que entroncaba en fondo y forma con los días de Franz Liszt, se dejaba ver con la sonrisa y la pajarita puestas paseándose por Manhattan. Era la repentina materialización de un pasado remoto. A partir de ese momento comenzó un periodo de actividad febril que llevó al octogenario pianista a dar vueltas al mundo con entusiasmo juvenil.

Horowitz había sido hasta entonces una figura mítica cuyas hazañas de virtuoso deslumbrante y fogonazos de inspiración arrebatada podían consultarse en una inacabable colección de reseñas que se remontaban a las primeras décadas del siglo XX y lo atravesaban por completo, con intermitentes y prolongados silencios. Fue un genio a síncopas cuyo talento brotaba por puro instinto. Quizá por eso, en un tiempo en que la tecnología de la grabación había reconvertido a todo concertista en un ser obligatoriamente infalible, los críticos se sintieron siempre confundidos ante alguien capaz de alternar momentos irrepetibles de una intensidad insólita con otros de desconcierto. Nadie, sin embargo, discutió su apabullante autoridad y maestría.

Sentarnos ante el teclado con él, deslizarnos tras el escenario y salir al encuentro de la persona que fue es la aventura repleta de luces y de sombras que propone Konpartitu en este nuevo ciclo de dos sesiones impartidas en la Filarmónica. Transitaremos la geografía humana de una figura colosal, del hombre que volvió cuando todo el mundo hace tiempo que lo daba por desaparecido y que, desde entonces y hasta su último aliento, no cesó de repetir entre sonrisas: “¡Todavía estoy aquí, aún sigo vivo”

Organiza Konpartitu

Martes 7 de febrero y miércoles 8 de febrero de 2017. Precio inscripción: 50 €

Lugar: Sociedad Filarmónica de Bilbao, C/Marqués del Puerto 2, 48009 Bilbao), Metro Moyua. Horario: 19:30 a 20:45

El número de participantes está limitado a un máximo de 32 y la selección se realizará por riguroso orden de inscripción. Si el número de participantes no llega a 15 no se realizará el curso.

Para formalizar la inscripción deberá enviar a la dirección de correo electrónico jfeijoozabalo@icloud.com su nombre, apellidos, teléfono y/o correo electrónico, haciendo saber su interés por participar.

Forma de pago: en efectivo el primer día del curso.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Otras entradas en Vectores

La hermosura se impone

  “Territorios” de El Correo: “La hermosura se impone” Joseba Lopezortega / 
Ir Arriba