Alain Sancho, responsable de la arriga Big Band. Foto: ©Christophe Losberger / Sierre Blues Festival

Alain Sancho, responsable de la Arriaga Big Band. Foto: © Christophe Losberger / Sierre Blues Festival

El Conservatorio Profesional J.C. Arriaga de Bilbao ha creado “Arriaga Big Band” dentro de su programa docente.

El primer concierto será el 14 de Diciembre en la estación de Abando de Renfe.

 

Joseba Lopezortega /

 

El Conservatorio Profesional J.C. Arriaga de Bilbao ha creado una big band para impulsar el proyecto de Música Moderna que promueve el Gobierno Vasco. Arriaga Big Band está formada por alumnos y alumnas de viento metal, viento madera, percusión, piano, guitarra y Contrabajo. Son alumnos y alumnas que, además de su trabajo curricular en el Conservatorio, desean experimentar con otro tipo de música y repertorio. La Arriaga Big Band cuenta también con alumnos de otras escuelas y conservatorios que deseen colaborar y ensaya semanalmente, los martes de 19:00 a 21:00.

El director y profesor de la Arriaga Big Band es Alain Sancho, profesor de saxofón del conservatorio e integrante y arreglista de la Travellin´ Brothers Big Band.

Para Alain Sancho, “poner en marcha una big band representa ampliar la oferta educativa del centro, dando a los alumnos interesados la oportunidad de conocer  un repertorio vinculado al Jazz y a la música moderna”

 

Pregunta –  ¿Cuántos miembros tiene ya la big band? ¿Es voluntario participar o forma parte de la enseñanza reglada?

Acabamos de empezar el proyecto y la asistencia, de momento, es mejor de los que me podría haber imaginado. Ya vienen a los ensayos regularmente 5 saxos, 2 trompetas, 3 trombones, 2 percusionistas, 2 teclados y un guitarrista.

La Big Band forma parte de las enseñanzas del conservatorio. Dentro de los currículos de las especialidades instrumentales queda un espacio para las grandes agrupaciones como Banda, Orquesta o Conjunto Instrumental. En realidad, la Big Band no es más que una banda, como su nombre indica pero vinculada a un repertorio concreto. Por eso, la Big Band complementa estas asignaturas, sobre todo para algunos instrumentos como el saxofón, que la mayoría de las veces no tiene papel en la orquesta.

No obstante, al ser el primer curso que se imparte y por no disponer de alumnado suficiente, este curso se ha ofrecido la participación en la Big Band a todo el alumnado que esté interesado, ya sea de este conservatorio o de cualquier otro centro musical.

¿Es conveniente la incorporación de más instrumentistas?

Ahora mismo tenemos casi todos los instrumentistas necesarios para formar una Big Band completa, de hecho tal como está suena muy contundente. En todo caso todavía nos harían falta una o dos trompetas, un trombón y contrabajo o bajo eléctrico para tener la plantilla al completo.

¿En qué franja de edad deben estar los integrantes?

No hay ningún requisito de edad, pero al estar vinculado al grado profesional los alumnos que asisten son adolescentes de entre 12 y 19 años.

¿Pueden incorporarse músicos de otras instituciones docentes?

Este curso hemos tomado la decisión de aceptar a cualquier persona relacionada con estudios musicales, aunque sean de fuera de nuestro conservatorio aunque, obviamente, deben tener las aptitudes mínimas necesarias para tocar el repertorio que estamos trabajando. Por el momento tenemos varias personas que han venido de fuera aunque el grueso de la Big Band esté formado por alumnos del conservatorio.

¿Qué aporta a los y las estudiantes participar en una big band? ¿Supone un enriquecimiento en términos musicales?

En primer término, al igual que otras agrupaciones grandes como la banda o la orquesta, formar parte de la big band enseña al alumno a formar parte de un grupo donde, por un lado, tiene una responsabilidad de aprendizaje de su papel, y en el que existen unas normas de convivencia musical como la afinación o la atención continua.

Por otro lado, enseña a valorar el resultado no solamente de su esfuerzo, sino de la suma de todos los integrantes de la Big Band, donde cada uno debe tocar su papel en consonancia con el resto de integrantes, estando de acuerdo en planos sonoros, ritmo, timbre, etc.

Pero la diferencia con otras agrupaciones y lon que hace de la Big Band algo especial es el estilo. El repertorio de la Big Band es muy diferente del de la orquesta o de la banda, y exige conocer el estilo. La época dorada de la Big Band coincide con el swing y justamente esto es la primera cualidad musical que se trabaja en clase, y que no solamente significa atresillar corcheas. En las Big Bands profesionales los instrumentistas suelen tocar con instrumentos y material vintage fabricado en la época del swing para conseguir mejor la sonoridad de los jazzmen de la época. Nosotros nos conformamos con tocar las obras con la mayor autenticidad posible y con el material que disponen los alumnos.

Big Band suena a inequívocamente americano, ¿es esta una percepción realista o incompleta?

Efectivamente el término, del inglés y que significa «gran banda», nos da pistas del origen de las Big Bands. Las Big Bands tienen su periodo de máximo esplendor entre 1925 y 1940 en Estados Unidos. En esos años, las agrupaciones de Jazz se van haciendo más grandes y son protagonistas de las salas de baile. Gracias a estas formaciones el Jazz pasa de ser una música de unos pocos a un fenómeno de masas y los discos más vendidos de Estados Unidos durante años son de Big Bands de moda.

Esto hace que el repertorio esté marcado por el origen, aunque más tarde el Jazz llega a Europa y se trata con tanto esmero como en los Estados Unidos. Hoy en día el Jazz, y por lo tanto el repertorio de Big Band, es un estilo musical desarrollado en todo el mundo y podemos encontrar manifestaciones artísticas escritas para esta formación de compositores de cualquier nacionalidad.

Primer concierto el 14 de diciembre. Ahí mismo.

Sí, el primer concierto será el 14 de Diciembre en la estación de Abando de Renfe. Hasta entonces ensayaremos semana tras semana para que ese día salga todo perfecto.

¿Qué objetivos persigue Gobierno al impulsar la música moderna?

Hay que recordar que, con el cambio de ley del plan 66 a la LOGSE, el Conservatorio Superior del País Vasco “Musikene” comenzó a impartir la especialidad de Jazz en el 2002 y la Big Band del centro se formó ya en el curso siguiente. Desde ese preciso momento los alumnos de grado medio de algunas especialidades como saxofón, trompeta o contrabajo tuvieron otro itinerario posible. Asimismo, en nuestra comunidad autónoma en 2007 se establece un decreto que rige las enseñanzas de grado medio, el cual incluye el bajo y la guitarra eléctrica, y en ese decreto se da cabida al itinerario de música moderna.

Desde la implantación de la especialidad Jazz el grado medio y, por tanto, los conservatorios profesionales, tratan de allanar el camino a los alumnos que desean continuar con las enseñanzas superiores, tanto a los que eligen el camino clásico como a los que eligen el Jazz. Lógicamente, a los alumnos que les gustaría acceder al grado superior Jazz el grado medio le debería dar la formación necesaria para acceder a él. Sin embargo, al ser especialidades nuevas a los profesores nos resulta más difícil adaptarnos a este nuevo itinerario porque hacen falta nuevos materiales, nuevas agrupaciones y nuevas asignaturas.

Con todo, el Gobierno Vasco dio el gran paso de introducir la música moderna en el currículo superior hace ya años y ahora queda que los conservatorios de grado medio avancemos también en esa dirección para que no haya brechas en el aprendizaje de los alumnos.