Salvo error, apenas restan un puñado de publicaciones en Klassikbidea antes de entrar en el verano, entre ellas algunas críticas: el concierto de Latry en el festival de órgano, una relativa al programa Wagner-Zimmermann que clausuró la temporada de abono de la Sinfónica de Bilbao y otra de la producción de Mendi-Mendiyan del Teatro Arriaga con dirección de Erik Nielsen. Mendi-Mendiyan, de hecho, la veremos poco después de escribir estas líneas. También hemos pausado las emisiones radiofónicas de Klassikbidea Radio hasta octubre.

Regresaremos con el inicio del curso musical, que será intenso y previsiblemente fecundo, salvo con la excepción de un par de visitas a Quincena Musical con sus correspondientes críticas. Lo cierto es que esta edición de Quincena no nos ha convencido en exceso, pero daremos cuenta de un par de programas muy atractivos: el 20 de agosto, la Orquesta de París dirigida por Daniel Harding haciendo Harold en Italia de Berlioz y la Pastoral de Beethoven y el 24 de agosto, con la Sinfónica de Euskadi dirigida por Maestro Treviño haciendo Ravel, Sorozabal y también en concierto El castillo de Barba Azul, de Bela Bartok. También atenderemos el desarrollo del ciclo de órgano de esta importante cita donostiarra.

Queremos agradecer su amable colaboración con nosotros a Sinfónica de Euskadi, ABAO Bilbao Ópera, Sociedad Filarmónica, Teatro Arriaga, Bilbao 700, BOS, Quincena Musical, Kursaal, Conservatorio de Bilbao, Silboberri, Diego de Amezua… En general, nuestras relaciones son excelentes con todas estas entidades y nos sentimos muy unidos en el objetivo de trabajar para el buen estado de salud de la música y la ópera en Euskadi.

Desde el punto de vista de la comunicación, que es nuestro principal ámbito de trabajo y colaboración, este año hemos apreciado un paso adelante de gran importancia en la Sociedad Filarmónica, activa por fin en Twitter y proyectando una realidad dinámica y potente. Es la principal novedad, el resto trabaja en su habitual línea de calidad y con dinámicas muy establecidas. Las cosas son fáciles cuando se cuenta con personas que trabajan la comunicación y a las que gusta su trabajo. Gracias.

Y a quienes nos siguen. o nos leen o escuchan esporádicamente, muchas gracias también. Hasta después del verano. Volveremos con nueva identidad visual, nuevo formato de revista, nuestro querido programa de radio y quién sabe si otras novedades.

Que el verano suene bien.