Más claves sobre el primer semestre de 2015

En Sinfónico/Cámara/Miscelánea Por
Javier Perianes, pianista, uno de los más destacados intérpretes de una nueva gran generación de músicos. Foto: Josep Molina / Molina Visuals
Javier Perianes, pianista, uno de los más destacados intérpretes de una nueva gran generación de músicos.
Foto: Josep Molina / Molina Visuals

Deia: “Primeros compases de 2015”

Asier Vallejo Ugarte

 

Comienza 2015 con tres meses bien plagados de citas musicales importantes. Empezando por las óperas, la ABAO sube a escena Werther de Massenet y Madama Butterfly de Puccini con dos protagonistas de alto nivel (Roberto Alagna y Barbara Frittoli, respectivamente) y con el enorme aliciente de contar en la primera con una figura histórica de la dirección de orquesta, como es Michel Plasson, en el foso del Euskalduna. El contrapunto lo pone el Arriaga en marzo con una obra innovadora de Salvatore Sciarrino, Vanitas (1981), natura mora en un acto para voz, violonchelo y piano.

Una fecha marcada a fuego en el calendario es el 16 de enero, pues entonces Achúcarro toca con la Sinfónica de Euskadi el Concierto para piano y orquesta en la menor de Grieg, en una velada dirigida por Josep Caballé-Domenech y que se completa con la Obertura sinfónica sobre un tema de canto llano de Usandizaga y por la Tercera sinfonía de Rachmaninov. No menos interés tiene la interpretación en marzo, en versión concierto, de la ópera La Llama, también de Usandizaga, con Juan José Ocón, la Coral Andra Mari y un reparto encabezado por Ainhoa Arteta y Mikeldi Atxalandabaso. La BOS, con sus cinco programas, transita de Mendelssohn a Webern, de Schumann a Bartók, de Brahms a Ravel, con directores solventes y solistas de fuste como Boris Belkin, Gabriela Montero, Julian Steckel o Adolfo Gutiérrez.

Este último ofrece el 15 de enero en la Sociedad Filarmónica, junto a Javier Perianes, una sesión de cámara de la que cabe esperar lo mejor. En adelante se alternan en sala de Marqués del Puerto los pianismos juveniles de Daniil Trifonov, Yuja Wang y Jan Lisiecki con el muy maduro de Grigory Sokolov, que siempre arrasa en la Filarmónica. Hay que retener también la segunda parte de la integral de los cuartetos de Shostakovich a cargo del Jerusalem y la visita de la Orquesta Barroca de Friburgo, dirigida por Pablo Heras Casado y con Kristian Bezuidenhout al pianoforte. Todo ello se completa con tres conciertos en el Ciclo de Música Contemporánea de la Fundación BBVA (Ensemble Sinkro, Ensemble Kuraia y London Sinfonietta), con los habituales recitales en el Arriaga y con una edición del festival Musika-Música (6, 7 y 8 de marzo) dedicada a Bach y a Haendel, los dos actores principales de la primera mitad del siglo XVIII musical.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Otras entradas en Sinfónico

Ir Arriba