Dauphiné Libéré, de la OSE: “Probaremos con huelgas de baja intensidad”

En Vectores/Miscelánea Por
Dauphiné Libéré, portavoz del comité de empresa de la OSE

Entrevista, traducción y edición de:

Sergio Dalma /

Natural del Alto Armagnac, la trombonista Dauphiné Libéré se afincó en Habas la Plaine, al norte de Bayona, cuando hace años logró la plaza de solista en la Sinfónica de Euskadi, como tantos otros profesores de la formación. Pronto se interesó en los aspectos organizativos de la orquesta y es, desde hace unos días, la nueva portavoz del comité de empresa de la orquesta vasca. Nos ha atendido en su residencia en Habas.

Los músicos siempre donde haya un atril, Dauphiné. Vidas nómadas.

No crea, a menudo ocurre lo contrario. Muchos sacamos la plaza y la mantenemos hasta la jubilación. Yo soy de Aquitania y vivo en Aquitania. Llevo años sin moverme.

¿Se integró con facilidad en la Euskadiko Orkestra?

Se me recibió con los brazos abiertos, cosa que agradezco mucho, como todos mis compatriotas. Por eso siempre trato de aportar cosas desde mi atril y ahora desde el comité de empresa. La situación se resume así: soy Dauphiné en mi hogar y en Donostia, en Bilbao me dicen Delfina, pero cariñosamente. Bilbao es una ciudad menos francesa que Saint-Sébastien, pero tengo buenos amigos también allí.

Bilbao ha sido el espacio de la polémica huelga de la OSE que afectó a la temporada de ABAO-OLBE, dejando a Don Pasquale sin orquesta.

Bueno, ya, pero estará de acuerdo conmigo en que la orquesta en Donizetti es, ¿cómo decirlo…? No es la orquesta de Wagner, vaya. Al piano queda bien. Suficiente.

Pero, ¿por qué en la temporada de ABAO-OLBE, por qué no hicieron huelga en su propia temporada de abono?

Fue un error, fue precipitado. Pronto haremos el Mea Culpa de Gabriel Erkoreka con el Orfeón Donostiarra en Bilbao, como gesto hacia los naturales. Pero sobre todo vamos a cambiar de estrategia, con una nueva línea de huelgas de baja intensidad. Quizá porque soy francesa, pero creo que en las huelgas también es importante el diseño.

¿Serán huelgas a la japonesa?

No, no, será algo más sutil. Verá, le contaré algo. Hay cosas que me encienden, por ejemplo un crêpe quemado, exponente máximo de las cosas mal hechas. En Donostia no saben hacer crêpes, en Bilbao directamente no saben ni comerlos. Pues en Euskadi tampoco saben hacer huelgas. Por eso les dije a mis compañeros: dejarme a mí. Y me han dado su confianza.

¿Y cuál va a ser esa nueva estrategia?

Con la huelga en la ópera comenzamos la casa por el tejado, comenzamos ejercitando la máxima presión, y ahora vamos a actuar al revés, de menos a más. Nuestra próxima huelga afectará a nuestros conciertos didácticos y matinés en Bilbao.

Pero si la OSE no hace en Bilbao ninguna de las dos cosas.

Precisamente. No queremos que nadie piense que vamos contra la gente de Bilbao o que hay un carácter territorial en nuestras posiciones. Con ese formato de huelga no afectaremos a nadie, máximo respeto. Y si extendieramos la protesta a Donostia, a casi nadie.

Pero si no afectan a nadie, ¿qué clase de presión producen las huelgas? ¿Y cómo se alcanzan objetivos sin presión?

Esa pregunta quizá le correspondería más al sindicato, a ELA. Ellos son más académicos, tienen más formación. De hecho tampoco sé hasta qué punto hemos alcanzado objetivos como para poner punto y final a la huelga del mes pasado. Ni idea. Quizá es que soy del lado oscuro, pero tampoco me interesan esos objetivos. Lo importante es la belleza de la acción, el silencio de un foso o de un escenario en el que la música está ausente, ese silencio como de verano provenzal. ¿Le gusta la lavanda?

La huelga debiera haberse evitado con un esfuerzo de todas las partes. 

Yo estoy recién llegada al comité de empresa, otros pueden hablar más, pero hacemos demasiados kilómetros y eso es agotador. No se nos puede pedir más esfuerzo. Con el AVE la cosa cambiará, porque los de Bilbao podrán venir a Donostia a la ópera o a nuestros conciertos en muy poco tiempo. Así los músicos nos ahorraremos tanto ajetreo.

¡Pero si no hay ópera en Donostia!, al menos no una temporada como la de Bilbao. 

A mí mis compañeros me han dicho que tiempo al tiempo, y yo me debo a mis compañeros. Sé que algunos han visto cosas bastante más increíbles sin salirse del ámbito de la música.

Señorita Libéré, ¿realmente cree que no era posible un acuerdo antes de Don Pasquale? 

No podemos quedarnos en la anécdota, olvidemos Don Pasquale, miremos hacia adelante y tratemos de ir a lo esencial. Si les hiciéramos una huelga en alguna que otra ópera del Tutto Verdi les haríamos un favor, ¿no es verdad? Así que a relativizar. Pero el hecho es que las reuniones estuvieron mal planteadas desde el principio, y eso que todos llevamos a la mesa lo mejor que teníamos. Me consta.

Es difícil de creer.

Pues es muy sencillo de entender si se lo explico. El director general puso en la mesa un Clos Erasmus 2005, que es un tinto que no está mal, pero no es francés, y un ejemplar de 10 kilos de Reixagó. Todo catalán. Ahora mismo así no se puede avanzar. Por parte del comité se llevó un Château Du Vieux-Guinot 2008 y un Boursault de verdadera categoría. No podíamos mostrar mejor disposición. El acuerdo fue imposible, las posturas se enconaron, cada uno defendiendo lo suyo. Hablábamos de las mismas cosas, pero en lenguajes distintos, y me han dicho que el olor del queso no ayudaba.

¿Sabe que en Bilbao se apostaba a que la huelga acabaría antes del concierto de abono en San Sebastián?

Eso es rotundamente inaceptable. El resultado final o el momento del final de la huelga eran imprevisibles.

¿Cuentan con disfrutar de una buena acogida en Bilbao tras la huelga?

Claro que sí. Hay vínculos profundos. La OSE debe mucho a Bilbao y la música es bella y borra los sinsabores. Hay que saber mirar por encima de las coyunturas. Siempre llevamos a Bilbao en nuestro corazón.

¿Se sienten cerca del recién estrenado director titular?

Tenemos la suerte de contar con un maestro excelente y muy adaptativo: es Treviño en el ámbito hispano, Trevino en el anglosajón y Treviné en Francia, él juega con el apellido como Schönberg y eso el músico de orquesta lo percibe y le resulta atractivo. Quizá con el tiempo logre que nuestra sección de metales se escuche.

¿Proyectos y retos profesionales en el horizonte?

Desde luego, y con la mirada abierta al mundo, pero esas cosas no las debo anunciar yo, sino las personas responsables.

Todos los derechos: © Sergio Dalma / Klassikbidea, 28 de diciembre de 2017

4 Comentarios

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*