Imponente aspecto del auditorio minutos antes de la “Resurrección” de la BOS con Yaron Traub del 4 de abril. Foto: P.J. Cruz

 

Joseba Lopezortega, Nora Franco, Pablo Cepeda / 

 

Hemos asistido a unos cuantos conciertos y hemos hablado mucho por los pasillos, entre nosotros y con conocidos y amigos. Sin querer ser exhaustivos, y mientras vamos preparando nuestras valoraciones críticas, adelantamos cuáles son los triunfadores de una apasionante edición, elegidos ayer por la noche, cuando “Bohemia” ya era historia. Son estos.

 

El público

Foto: JL

Ha sido multitudinario, cálido y respetuoso, aunque -cómo no- algunas toses y teléfonos hayan trufado distintos conciertos. Pero si esto sucede en la temporada de abono de las orquestas y entre públicos habituales, lo creemos disculpable. La gente que ha asistido masivamente al Euskalduna Jauregia es la primera triunfadora de la edición, al demostrar que sabe acudir cuando se siente llamada. Musika-Música ha servido para constatar que el formato “festival” resulta atractivo, y que es posible llenar el Euskalduna ofreciendo música clásica. Una fiesta, en el sentido más noble y exigente.

La Sinfónica de Bilbao

Foto: BOS

La BOS se crece en los retos importantes. Arrancar su participación con un llenazo y con una obra como la Resurrección de Mahler llevó a la orquesta de la ciudad a un nivel muy alto, ofreciendo un Mahler de nota, intenso y preciso, potente, de gran fuerza emocional. Esa prestación inicial marcó un tono que se mantuvo con Asier Polo y el Concierto de Dvorak y quedó ratificada en la nueva interpretación de la Número 2 de Mahler del sábado por la noche, inolvidable para todos quienes la disfrutaron en el Euskaduna. A nuestro juicio, y sin sombra de chauvinismo, la más solvente de las orquestas de las que se ha podido disfrutar en el evento. Bravo.

Yaron Traub

Yaron Traub. Foto: @Jesús Ugalde

Yaron Traub mostró su mejor faceta al frente de la BOS: serio, dominador, afirmado sobre el atril como ese Maestro que todos disfrutamos cuando se muestra. Una participación realmente fantástica.

La Sociedad Coral

La Coral en Musika-Música. Foto: Juan Miguel Bilbao Arzuaga

La Coral tenía muchos quehaceres en Musika-Música y estuvo a un alto nivel en todos ellos. Con la Resurrección de Mahler pudimos escuchar la que probablemente es una de las mejores prestaciones de la veterana agrupación en los últimos años. Todavía mejor ellas que ellos, pero también ellos a un nivel francamente alto. La Coral ha dejado claro que cuenta entre los coros más importantes de Euskadi y empujada por una gestión renovada seguro que va a seguir mirando hacia arriba. Grandísimo nivel.

Aurora Orchestra y Nicholas Collon

Aurora Orchestra y Nicholas Collon. Foto: www.independent.co.uk

Las intervenciones de esta joven orquesta de Cámara y su brillante director han sido simplemente maravillosas. Das Lied von der Erde, con unos extraordinarios arreglos de Iain Farrington, ha deparado uno de esos conciertos que afirman Musika-Música como un espacio en el que pueden coexistir la máxima exigencia artística y una firme vocación popular.

Jane Irwin

Jane Irwin, soprano. Foto: www.lancaster.ac.uk / Lancaster University

Magnífica la soprano inglesa, cantando Das Lied von der Erde en la estela de las grandes británicas que han hecho esta gran obra de Mahler.

Miren Urbieta y Rubén Fernández Aguirre

Miren Urbieta y Rubén Fernández Aguirre retratados por Enrique Moreno Esquibel

Emocionante en los lieder de Mahler, cómplice en las canciones de Dvořák, Urbieta llenó la sala con una voz perfectamente medida que hizo justicia a la dedicatoria del concierto al tenor José Ferrero, fallecido prematuramente hace exactamente un año.

Por su parte Fernández Aguirre desplegó una riqueza en fraseo, matices y  texturas sonoras que le destacan entre los pianistas de esta edición.