Nora Franco Madariaga/

La ópera está cogiendo fuerza en el País Vasco. Lejos de la creencia popular de que es un género pasado de moda y aburrido, la ópera demuestra cada día que tiene un público cada vez más amplio y más joven.

Y para ejemplo, además de la labor de mantenimiento y difusión de la ópera que hace ABAO-OLBE en Bilbao con una temporada de ópera consolidada de nivel internacional, tenemos la aparición estos últimos años de Opus Lírica en Donostia, y ARKÉ en Vitoria-Gasteiz.

ARKÉ, la más reciente y desconocida, es una asociación cultural sin ánimo de lucro formada por profesionales de la música y las artes escénicas que nace en 2014 con el objetivo de crear un tejido cultural sólido en Álava, para lo que abogan por una producción local que repercuta económica, social y culturalmente en el propio territorio.

Con esta filosofía, han producido y realizado ya dos proyectos: El Caserío de J. Guridi en 2015 y La flauta mágica de W.A. Mozart en 2016. Y este mismo mes presentan al público su tercera producción, El elixir de amor de G. Donizetti, “una de las más encantadoras joyas de la ópera cómica del siglo XIX”, en sus propias palabras.

Con dirección musical de Iker Sánchez Silva y dirección escénica de Mikel Gómez de Segura y Josean de Miguel, los próximos días 17 y 18 de marzo podremos revisitar esta divertidísima ópera en el Teatro Principal de Vitoria-Gasteiz en las voces de Miren Urbieta, Marc Sala, Elías Benito, Mikel Zabala y Ana Gabriella Schwedhelm acompañados por la Gazteizko Ganbara Orkestra.

Además, el día 19 de marzo ofrecerán una función especial adaptada al público familiar y el día 21 una última función en el Teatro Amaia de Arrasate-Mondragón. Sin duda una fantástica iniciativa que aplaudimos desde Klassikbidea y a la que deseamos muchos éxitos.