CUARTETO ISASI. FOTO: HTTP://WWW.ISASI-QUARTET.COM

CUARTETO ISASI. FOTO: HTTP://WWW.ISASI-QUARTET.COM

Deia: “Isasi por cuatro”

Asier Vallejo Ugarte /

 

Sociedad Filarmónica de Bilbao. 28-X-2015. Cuarteto Isasi. Obras de Andrés  Isasi.

Aunque el nombre de Andrés Isasi puede resultar más o menos familiar en nuestro entorno, sus obras llevan décadas y décadas relegadas a un aislamiento que contrasta poderosamente con el vigor con que su figura se adentró en la vida musical de Bilbao a inicios del siglo XX. A punto han estado varios de sus últimos cuartetos de cumplir cien años sin haberse estrenado, pero gracias a la perseverancia de unas pocas personas hoy tenemos una perspectiva bastante más amplia de su obra, y esa obra puede sorprender por su profunda orientación europeísta en una época dominada por las escuelas nacionales, pero sabemos que su entusiasmo por la música alemana era sincero, honesto y verdadero, y que era así antes incluso de marchar a Berlín para estudiar con Karl Kampf y Engelbert Humperdinck.

El Isasi ha grabado recientemente en disco (Naxos) la integral de sus cuartetos y esta semana la ha ofrecido en la Sociedad Filarmónica, que de esa forma ha saldado con el compositor una suerte de deuda histórica. Allí se estrenó en diciembre de 1908 el primero de sus cuartetos, rebautizado por Karsten Dobers (viola del grupo) como Cuarteto n° 0, una obra fácil, fresca y dotada de una efervescencia lírica que en el Cuarteto n° 4 (1921) se asienta sobre una estructura más densa, sólida y expansiva. El Quinto (1921), último de los supervivientes, con su escritura compacta, cerrada prácticamente a toda luz, es un ejemplo de música muy pura en el que cuesta más encontrar rasgos de individualidad propia que influencias provenientes de puntos de referencia como Brahms o Bartók.

Por supuesto, el Isasi está lejos de ser uno de los mejores cuartetos que han pasado últimamente por la Filarmónica, y da la impresión que estas obras tienen dentro mucho más, pero hacen falta grupos así (constantes, tenaces, valientes) para dar relieve a compositores que merecen nuevas oportunidades. Aunque el sonido sea un poco gris, aunque la afinación no sea siempre perfecta, aunque los equilibrios se rompan de vez en cuando. Lástima que Ramón Rodamiláns, socio histórico de la Filarmónica y autor de un magnífico libro sobre Isasi, no haya llegado a tiempo para asistir a estas sesiones que marcan desde ya un hito en la historia reciente de nuestra música.